¿Qué son las grasas trans?

¿Me comprás las papitas sin grasas trans? …

La publicidad nos lleva a comprar alimentos, que suponemos saludables, pero que muchas veces no sabemos de qué se trata!
Las grasas trans, que no tienen nada que ver con los alimentos transgénicos (o también llamados OGM organismos genéticamente modificados) llevan ese nombre por una denominación que hace referencia a su disposición espacial, es decir, los nutrientes (hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, etc) no son planos como habitualmente los vemos dibujados en la clase de química, son 3D! y como tal tienen una ubicación en el espacio, por lo tanto según la configuración que presentan este tipo de grasas, se las llama TRANS………Ahora bien ¡¿qué tienen de malo?!.

Desde hace algunos años se viene observando y comprobando que el consumo de grasas trans disminuye el colesterol bueno (HDL) y aumenta el malo (LDL), el mismo que se deposita en los vasos, obstruyendo el paso normal de la sangre y creando dificultades que pueden desembocar en patologías.
Un gran problema se presentó en el mercado, al comprobar que un alto porcentaje de alimentos, contienen o contenían grasas trans. ¿Por qué? Porque la margarina común es una grasa trans (por ende todo lo elaborado con ella: panes, galletitas, masas, etc). Proviene del aceite que es una grasa saludable, pero para poder manipularlo mejor y para lograr un producto de mayor longevidad (prolongar su vida útil, posponer su fecha de vencimiento) se lo somete a un proceso por el cual se le agregan hidrógenos (obsérvese en los rótulos “aceite vegetal hidrogenado” “aceite vegetal parcialmente hidrogenado”= grasas trans!), y se obtiene margarina, una grasa sólida a temperatura ambiente y moldeable.
Esto que hasta hace pocos años se promocionaba como alimento saludable y mejor que la manteca, ha bajado varios puestos en el ranking de la salud hasta quedar fuera del mismo!. La explicación más coherente, es que la Nutrición es una ciencia muy nueva, cuenta con solo 200 años de evolución, lo que nos lleva a modificar los conocimientos en forma permanente.
A partir del 1 de Agosto de 2006, por ley, todos los alimentos deben presentar un rótulo con información nutricional detallada, esto incluye el contenido de grasas trans……y ya han salido algunos aceites con el rótulo “0 grasas trans”……..pero los aceites crudos (maíz, girasol, uva, oliva, etc) NO contienen grasas trans!!!! Es una argucia publicitaria de venta. De la misma forma, hace algunos años salió el aceite sin colesterol.. ……NUNCA el aceite tuvo colesterol!!!!!. Son herramientas de la publicidad, para posicionarse mejor en el mercado, y aumentar las ventas.

Entonces ¿está bien comprar papitas sin grasas trans?

 

Siempre que no sea con alta frecuencia, sí. Como todos los productos de copetín, podemos consumirlos, pero con prudencia.
Actualmente contamos en el mercado con productos que han sido modificados, se les han reemplazado las grasas hidrogenadas, por grasas saludables. También hay una margarina elaborada con un moderno sistema enzimático, libre de grasas trans.
Aprender a leer las etiquetas no es tarea fácil, pero todos con un poquito de atención e información, podemos entender qué es lo que nos estan vendiendo!
Leer, pensar, seleccionar y adquirir……buena guía para no dejarse engañar!

 

 

Lic. Silvina Tasso
Nutricionista
CPM Bariloche

 

Responder