Mi hijo (y ni hablar, mi nieto) come poco.

Es un tema recurrente de tratar en los consultorios de Pediatría, la cuestión de la alimentación. En la comida ponemos mucho de nuestra educación, de nuestra cultura y también tenemos expectativas en lo que va a hacer nuestro hijo. A todos no gusta verlo “comer bien”.
Ahora, el “comer bien” es muy variable de acuerdo a cada individuo, a sus intereses, a su desarrollo físico, etc.
Y la actitud del niño frente a la comida, también va cambiado a medida que va creciendo.

Por ello es muy amplio el tema y amerita siempre un análisis individual.

Pero como vos viste, en cada control en salud, el Pediatra pesa y mide a tu hijo y te va mostrando en las TABLAS DE CRECIMIENTO, cómo él va creciendo.

El concepto general es que un niño que va creciendo en su percentilo (los percentilos son como caminos que recorre un niño en su desarrollo), y esto lo mantiene a lo largo del tiempo, seguramente está bien alimentado. Desde ya que el tema es muy extenso y apasionante, pero lo dicho intenta dar un concepto general del mismo.

Responder