¿Qué se entiende por Anorexia nerviosa?

¿Qué se entiende por Anorexia nerviosa?

La anorexia nerviosa consiste en una alteración grave de la conducta alimentaria que se caracteriza por una pérdida significativa del peso corporal por decisión voluntaria para adelgazar. El individuo, generalmente mujer adolescente, aunque se observa también en varones, presenta una alteración grave de la percepción de su propia imagen corporal “con un temor morboso a ser obesa; se mira al espejo y se ve obesa aún sin serlo”.

Origen

Su causa es desconocida, pero hay una serie de factores condicionantes de la anorexia que combinan una serie de elementos biológicos, predisposición genética, psicológicos (influencias familiares y conflictos psíquicos) y sociales (influencias y expectativas sociales).

Características y síntomas

Las principales características de la anorexia nerviosa son el rechazo a mantener un peso corporal normal mínimo por el terror a ganar peso.
Alteración de la percepción del cuerpo, es decir una incapacidad a reconocer su propia figura observándose siempre obesas. La pérdida de peso es negado habitualmente por la persona que no suele tener conciencia de la enfermedad.
Generalmente la pérdida de peso se consigue mediante una disminución de la ingesta de alimentos; comienzan con excluir de su dieta todos los alimentos con alto contenido calórico y progresivamente prosiguen con una dieta muy restringida e insuficiente que la conduce a la desnutrición grave, incluso irreversible.
Pueden reforzar esta conducta anómala a través del uso indebido de drogas anorexígenas, purgantes, vómitos provocados por sus manos y ejercicio físico excesivo.
La consecuencia de estas acciones es la malnutrición y sus trastornos como baja presión arterial, baja frecuencia de los latidos cardíacos, arritmias, temperatura inferior a la normal, piel seca, fría, caída de cabello, trastornos digestivos, osteoporosis, caries dentales y mayor susceptibilidad a las infecciones. Las mujeres afectadas por este trastorno sufren, además, amenorrea (falta de regla) aunque hayan presentado la menarquia (primera regla).
El comportamiento también está alterado, con síntomas de ansiedad, depresión, tristeza, irritabilidad, aislamiento social, etc.
Ante una conducta inadecuada en relación a la comida se debe consultar enseguida al médico para evitar la progresión de la enfermedad.

Signos de alarma

Temor obsesivo de aumentar de peso o engordar. Percepción distorsionada de su peso, tamaño o figura de su cuerpo. En las mujeres, la ausencia al menos de tres ciclos menstruales consecutivos. Comer como si estuviera a dieta incluso en individuos sin sobrepeso o muy delgados. Usar ropas muy holgadas o demasiado grandes. Estar preocupada por su peso y figura procurando nuevas dietas. Cambios de personalidad. Vértigos, desmayos, pérdida de conocimiento y dificultad para concentrarse. Hacer ejercicio de manera excesiva.

Tratamiento

Es muy complejo, necesita ser enfocado por distintas especialidades trabajando en equipo, de manera coordinada.
El tratamiento es interdisciplinario y se basa en cuidados médicos, terapia psicológica, individual, familiar, psicoeducación y grupos de apoyo.
En algunos casos se evaluará la indicación de psicofármacos.
Los objetivos más importantes del tratamiento son la corrección de la malnutrición y la resolución de las disfunciones psíquicas del paciente y de su familia.
Las metas del tratamiento incluyen devolverle a la persona un peso saludable, tratar sus problemas emocionales tales como la baja autoestima, corregir patrones de pensamiento distorsionados y desarrollar cambios de conducta a largo plazo.

Recomendaciones

La detección e intervención temprana puede reducir la gravedad de los síntomas. Alentar los hábitos alimenticios sanos y las actitudes razonables en cuanto al peso y la dieta puede también ser de gran ayuda.
Procurar que el momento de la comida sea un acto social, tranquilo y armonioso.
Es muy importante que los padres acudan al médico, porque los pacientes muchas veces niegan los síntomas e insisten en ocultar la gravedad del problema.

 

 

Sociedad Argentina de Pediatría

Responder