Reflexiones de fin de año 2009

 El 2009 está llegando a su fin.
Será, sin dudas, un año difícil de olvidar.
La Pandemia de Gripe A llegó a nuestro País. No podía ser de otra manera.

Pasó durante el mes de Junio y se fue, tal vez anunciando que pueda volver.
Nos dejó enseñanzas, experiencia y nuevos conocimientos.
Nos exigió ser flexibles, dúctiles. Debimos reorganizarnos sobre la marcha, para poder darles respuesta a todos.
Nuestras Secretarias, idearon nuevas maneras de recibirlos y, cuando correspondía, hacerlos esperar tratando de que la espera no representara un nuevo riesgo de contagio.
Y sentimos que pudimos cumplir con todos.
Luego de Junio quedamos exhaustos, pero satisfechos.
La suspensión de las clases y el freno a la demanda, nos permitió recuperar fuerzas.
El servicio de Atención Pediátrica Domiciliaria, también respondió en la crisis. Aquellos días de Junio, muchos de Uds. nos llamaron y supieron esperarnos. Todos nos adaptamos a la coyuntura.
Las Pandemias de Gripe ocurren cada 30 o 40 años. Nos tocó una esta vez.
Veremos qué nos depara el 2010 en este sentido. También el 2009 fue signado por la crisis económica.
No puedo soslayar hacer un comentario en este sentido, ya que por primera vez en los años que llevamos en el CPM, me preocupa nuestra continuidad. Hacemos esfuerzos por sostenernos, pero aún así, el futuro se nos muestra incierto, preocupante. Continuamos con nuestros proyectos de investigación. En el últimos Congreso Argentino de Pediatría, el CPM estuvo presente, mostrando lo que se hace en él. Hay nuevas ideas que nos movilizan.
Y muchas preguntas que esperan ser respondidas. El sitio web siguió creciendo. Más de 2500 visitas mensuales nos muestran que resulta interesante para Uds.
Y nos llena de orgullo. Empieza Diciembre. Etapa de cierre, de balance y reflexión.
Un mes en el que nos empezamos a relajar. En el que tendemos a aflojarnos y conectarnos con nuestros seres queridos.
Algunos nos tomaremos vacaciones.
Nuestros hijos comienzan su merecido descanso. Ojalá podamos darnos en las Fiestas que se avecinan, permiso para emocionarnos, para recordar aquellas cuando éramos niños y festejábamos con nuestros Padres y Abuelos. Ojalá podamos generar en nuestras familias ese clima que haga que nuestros hijos las recuerden cuando sean adultos, y se emocionen por ello. Felices Fiestas, hermoso 2010 para todos!!!!!

 

Dr. Diego Schnaiderman

Responder